Judith Ayaa y las actuaciones atléticas: África, Juegos de la Commonwealth, Juegos Olímpicos y encuentro Pan África-EE. UU.

Judith Ayaa nació el 15 de julio de 1952 en el subcondado de Koch Goma en el distrito de Nwoya en Uganda. Durante una era en la que la participación de las mujeres africanas en el atletismo estaba en sus etapas predominantemente incipiente y amateur, la joven Ayaa se convirtió en un nombre resonante entre las estrellas africanas de la pista. Ayaa se convirtió en la primera mujer ugandesa en ganar una medalla en los Juegos de la Commonwealth. Las medallistas femeninas de los Juegos de la Commonwealth de Uganda que siguieron sus pasos son tres: Ruth Kyalisiima (Kyarisiima/ Kyalisima) en Brisbane en 1982, donde ganó la plata en los 400 metros con vallas (57,10), la medallista de oro Dorcus Inzikuru en los 3000 metros -carrera de obstáculos en Melbourne en 2006 con la que estableció un récord en los Juegos (9:19.51), y la medallista de bronce Winnie Nanyondo, quien fue tercera en los 800 m (2:01.38) en Glasgow en 2012.

La carrera de Judith Ayaa en la pista sería efímera, aunque significativa.

El récord de Judith Ayaa en los Campeonatos de Atletismo de África Oriental y Central es asombroso. En 1968 (Dar-es-Salaam), Ayaa ganó el oro en los 100 metros lisos, terminando en 11,5. Al año siguiente, a mediados de agosto de 1969, Ayaa consolidó y confirmó su formidable triunfo en los mismos campeonatos (Kampala) ganando en los 100 metros (11,8), los 200 metros (25,0) y los 400 metros (53,6). Jane Chikambwe, considerada una leyenda del atletismo en Zambia, ganó plata detrás de Ayaa en los 100 y 200 metros. Aquí en Kampala en 1969, Ayaa formó parte del equipo de relevos 4x100m de Uganda que ganó en 49,5. En el mismo año, según su mejor tiempo personal de 53,6, Judith Ayaa se clasificó entre las 10 mejores corredoras de 400 m del mundo.

En 1970 en el mismo Campeonato de la ECA (Nairobi), Judith Ayaa no se quedó atrás. La esbelta joven con carrocería «Mercedes-Benz» volvió a ganar en los 100 m (11,8), los 200 m (24,1) y los 400 m (54,0 s).

Fue en los Juegos de la Commonwealth celebrados en Edimburgo, Escocia, en 1970, que Judith Ayaa se estableció como una atleta femenina internacional a tener en cuenta. En estos Juegos Judith Ayaa compitió de forma destacada en los 100m y los 400m. El 17 de julio, Ayaa se colocó en la primera de las cinco eliminatorias preliminares de 100 m. Se desempeñó razonablemente bien, terminando en segundo lugar, detrás de Jenny Lamy de Australia, en 11,92 segundos. Pero las semifinales, al día siguiente, no fueron tan fructíferas para Ayaa. Fue colocada en la segunda de las dos eliminatorias de semifinales, y fue derrotada en el sexto lugar (11.93) y eliminada de avanzar a la final. Las finales, más tarde ese mismo día, fueron ganadas por Raelene Boyle de Australia, seguida por la legendaria Alice Annum de Ghana y luego Marion Hoffman de Australia por la medalla de bronce.

Había muchos menos competidores en los 400 m, por lo que solo habría dos rondas de competencia. El 22 de julio, Ayaa se colocó en la segunda de dos eliminatorias de la primera ronda. Ayaa ganó en un tiempo relativamente asombroso de 52,86 segundos, un nuevo récord de Uganda y África. El tiempo de finalización de Ayaa la clasificó como undécima en el mundo en 1970. Alice Annum, que estaba programada para competir en la misma ronda, no comenzó.

Ayaa avanzó a la final que se disputaría al día siguiente. Pero tal vez había corrido demasiado rápido en lugar de correr relajada, pero lo suficiente como para estar entre los cuatro primeros de cada ronda que clasificaría automáticamente para la final. Sandra Brown de Australia, fue segunda y un segundo completo detrás de Ayaa. La otra serie de semifinales en la que ganó Marilyn Neufville en 53.05, fue de más relajación y tacto.

La final del día siguiente fue testigo de la diminuta pero legendaria jamaicana de 17 años Marilyn Fay Neufville, que ganó con un récord mundial de 51,02. Neufville ganó por una asombrosa diferencia de más de dos segundos por delante de la medallista de plata Sandra Brown (53,66) de Australia; redujo el récord mundial anterior de 51,7 establecido (1969) por Colette Besson y Nicole Duclos, ambas de Francia, en casi un segundo. Judith Ayaa, superada después de disminuir la velocidad cerca del final de la carrera, probablemente debido a la fatiga después de su esfuerzo innecesario en las semifinales, fue tercera (53.77) en un final fotográfico detrás de Sandra Brown y capturó la medalla de bronce. La fatiga probablemente le había costado al menos la medalla de plata; ¡pero el bronce de la Commonwealth sería una de las posesiones internacionales más aclamadas de Ayaa!

La excelente carrera de Marilyn Neufville sería de corta duración debido a las lesiones físicas y la cirugía intrascendente. En los Juegos de la Commonwealth de 1974 celebrados en Christchurch, Nueva Zelanda, Neufville fue sexto en la final de los 400 m. Y en los Juegos Olímpicos de 1976 realizados en Montreal en Canadá, participó en la primera ronda de los 400 m y se clasificó para la siguiente ronda, pero no avanzó a la siguiente ronda debido a las lesiones.

El próximo evento importante para Ayaa sería del 16 al 17 de julio de 1971 en el estadio Wallace Wade de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. Fue la reunión de EE. UU. contra África y el resto del mundo (a veces denominada reunión de atletismo entre EE. UU. y África). El evento que atrajo a una multitud de gran capacidad de un total de 52000 espectadores fue de un equipo africano unificado junto con otras naciones (catorce naciones en total) contra el equipo de EE. UU. Quizás la atracción principal fue el medallista de oro olímpico de 1500 m Kipchoge Keino, venerado y renombrado por su rivalidad en la pista con la leyenda estadounidense de media distancia y poseedor del récord mundial de 1500 m (3: 33.1) Jim Ryun. Aquí en Duke, Keino tenía la intención de romper este récord mundial.

Otros corredores aclamados internacionalmente en la competencia incluyeron a Kenyan Amos Biwott (campeón olímpico de carrera de obstáculos) y la leyenda tunecina de larga distancia Mohammed Gammoudi. El vallista ugandés John Akii-Bua de Uganda, que apenas era conocido internacionalmente, también estaba allí para competir.

Judith Ayaa ganó la medalla de oro en estos Juegos USA-Pan Africa con 54.69. La segunda fue Gwendolyn Norman (EE. UU.) de Sports International con 55,42, la tercera fue Jarvis Scott (EE. UU.) de Los Angeles Mercurettes con 56,0 y la cuarta fue Titi Adeleke (Nigeria) con 59,52. John Akii-Bua ganó en las vallas intermedias, estableciendo un récord de África (49.0) que sería el mejor tiempo del mundo para 1971. El «policía volador» Akii de navegación tranquila se convirtió en un contendiente para los próximos Juegos Olímpicos en 1972 en Munich. Simultáneamente, Ayaa obtuvo reconocimiento internacional, aunque no al nivel de Akii. Kip Keino no logró romper el récord mundial en los 1500 m, pero lideró claramente y terminó con un tiempo excelente de 3:34.7.

John Myers transmite los comentarios de Akii-Bua, aquí a veces denominado «John Akii-Buba» (1971: 6A): «Los corredores eran buenos… La pista es rápida. No era incómoda».

Otros competidores notables en la competencia de pista y campo incluyeron a los estadounidenses Rodney Milburn y Ron Draper (obstáculos altos), los kenianos Robert Ouko (800 m) y Benjamin Jipcho (carrera de obstáculos); Steve Prefontaine (EE.UU.) y Miruts Yifter (Etiopía) en los 5000m, y John Smith (EE.UU.) en los 400m.

Todavía en 1971, en los Campeonatos de África Central y Oriental celebrados en Lusaka, Zambia, Ayaa fue la vencedora en los 400 m (54,7). También formó parte de los equipos ganadores de medallas de oro de Uganda en los relevos: 4x100m (48,7) y 4x400m (3:50,5).

El próximo gran desafío para Ayaa, los Juegos Olímpicos de 1972 que se celebraron en Munich, Alemania, resultarían interesantes. En la primera ronda, Ayaa en el carril dos quedó cuarta (52,85 s), clasificándose así para los cuartos de final. En los cuartos de final, Judith Ayaa se ubicó en el carril 7 en su serie dos de cuatro series. Los primeros cuatro finalistas de cada serie pasarían a la semifinal. Ayaa terminó cómodamente en tercer lugar y estableció un récord de Uganda y África de 52,68. El récord de Uganda, el mejor récord personal de Ayaa, se mantendría durante más de tres décadas. Es de destacar que en estos cuartos de final, Ayaa venció a Colette Besson de Francia, de 26 años, la diminuta ganadora sorpresa en el mismo evento en los Juegos Olímpicos anteriores (1968) en la Ciudad de México. Besson estaba en el carril 3 y su quinto lugar la descalificó para avanzar a la siguiente ronda.

Ayaa pasó a las semifinales de los Juegos Olímpicos. Estaba en el carril 2 y terminó en 52,91 segundos, un séptimo lugar. Ayaa había realizado una actuación bastante encomiable, pero la competencia internacional fue formidable y Ayaa fue eliminada en lo que sería su primera y última competencia olímpica. La octava competidora, Christel Frese de Alemania Occidental, se cayó durante la carrera y no terminó.

En 1972, Ayaa se convirtió en cuatro veces medallista de oro en los 400 m en los Campeonatos de África Central y Oriental. Esta vez, en Dar-es-Salaam, el tiempo ganador de Ayaa fue de 55,7. Formó parte del equipo de Uganda que ganó la medalla de oro en los 4x100m (48,7).

Después de 1972, el historial de rendimiento de Ayaa se volvería mediocre. Se casó y comenzó a tener hijos en estrecha sucesión, y descuidó los deportes. El tumultuoso régimen de Amin empeoró la situación. Los atletas fueron mucho menos compensados ​​financieramente por su esfuerzo y lesiones de lo que han sido cada vez más en las últimas décadas. La muerte de Ayaa estuvo lejos de ser glamorosa; fue descorazonador. En algún momento posterior de su vida, mientras cuidaba a sus dos hijos pequeños, Ayaa luchó y, a veces, mendigaba en las calles de Kampala. Trituraría piedras para ganarse la vida. Akii-Bua, también compañera de equipo nacional con Ayaa en los Juegos Olímpicos de 1972, sería fundamental para llamar la atención e intervenir en la difícil situación de Ayaa. La localizaron y un benefactor europeo ayudó con los gastos. Desafortunadamente, en 2002 Ayaa moriría joven a los 48 o 49 años, en el Hospital Mulago en Kampala. Irónicamente, Akii-Bua, a quien tampoco le estaba yendo bien en ese momento, había muerto aproximadamente a la misma edad que Ayaa, a principios de 1997 en el mismo hospital.

El reinado de Ayaa en la pista femenina fue breve pero excelente y duradero. Los trofeos y las competiciones nacionales y regionales en el norte de Uganda se conmemoran con el nombre de Judith Ayaa.

Trabajos citados

Myers, Juan. «Puntaje ganador del anfitrión en el encuentro Panafricano» en «Carolina Times» (24 de julio de 1971).

Deja un comentario